8. Practica antes de comer

Se recomienda que la hora de meditación no sea justo después de una comida principal. Tu ser interno estará intentando volar alto, como un pájaro, pero tu cuerpo será un lastre excesivo.

Después de una comida grande, espera una o dos horas antes de meditar. Preferiblemente deberías practicar antes de comer. Por otra parte, la meditación no será muy efectiva si el hambre te está molestando. Si se acerca tu hora de meditar y tienes hambre, bebe algo de zumo o de leche, o come una fruta; lo justo para calmar por un rato la sensación de hambre.